En Baleares deben de sobrar médicos; tantos como hectómetros cúbicos de agua en la cabecera del Tajo, o como los que vierte el Ebro al Mare Nostrum. Que sobran médicos se deduce directamente del hecho de que el gobierno balear haya aprobado un decreto que les obliga a acreditar su nivel de catalán mediante un examen. Cabe suponer que las autoridades de esa comunidad autónoma han realizado un análisis minucioso, y concluido que el número de médicos que sobran es parecido al de facultativos que no saben catalán. Plan de austeridad sanitaria, vaya. De lo más loable, en estos tiempos de crisis que nos ha tocado vivir.

(más…)