Pocas cosas se me ocurren más humillantes que la publicación en la prensa de las vergüenzas propias. Imagino cómo debe de sentirse Lydia Bosch al ver en todos los diarios, a raíz de la sentencia número 835 de la Audiencia Provincial de Madrid, todas sus peticiones por el bien de sus hijos aireadas con todo lujo de detalles. Echemos un vistazo, aunque la vergüenza ajena nos ruborice:

  •  Pedía doña Lydia 500.000€ de indemnización, por el bien de sus hijos. Denegado. El juez parece opinar que mejor que se los gane ella trabajando un poquito.

(más…)

Anuncios