Abre el periódico y lee: “Detienen la máquina del big bang”, y en el subtítulo: “El Gran Colisionador de Hadrones (LHC), fuera de servicio por tareas de mantenimiento”.
            -¡Recapullos! -gruñe.
            -¿Qué pijo pasa? -pregunta el compinche con una ramita entre los dientes.
            -¡Acho, han parao el Lach hadrón colíder!
            -¿Cuálo?
            -El celerador de enpartículas.
            -¿Parao de parao?
            -Eso paice. Van a’cerle un mamamiento.
            -¡La virgen de la teta’l hombro! ¡Un mamamiento! Cintíficos mariconaos…
            -Ay l’has dao, con la punta’l capullo.
            El de la ramita la escupe y se levanta.
            -¿Ande pijo vas? -le pregunta el otro.
            -Al celerador de enpartículas a ver si s’han enterao d’algo.
            -Ara sí que sí. Desata al gorrino ‘e la farola que yo pago’l piscolabis.
            Y se fueron tan contentos al celerador de enpartículas.

Anuncios