Y ahí seguimos en la brecha, defendiendo a capa y espada los derechos de mi hijo José David. Este 20 de noviembre será aún mejor para él porque ya estamos más cerca del objetivo, ya casi podemos tocarlo con la punta de los dedos. Han sido cuatro años de duro trabajo, de sacrificios económicos, de lucha contra la injusticia de la Justicia y contra las personas que buscan su propio beneficio a costa de los derechos de mi hijo. Y todo este tiempo he ejercido de escudo humano para que a él no le llegue nada malo. Él ha sido feliz y yo me enorgullezco de todo lo que he hecho para garantizarlo. Y de lo que sigo haciendo, porque la comunión está a la vuelta de la esquina…

No han conseguido doblegarnos y ya no lo van a conseguir. No hay fuerza mayor en el universo que la que me mueve en defensa de mi hijo. Va a tener lo que es suyo por derecho natural cueste lo que cueste, aunque para ello tenga que enfrentarme al mismísimo Satanás encarnado.

Y él no tendrá que pasar por lo mismo que yo. Él vivirá en un mundo más humano donde nadie podrá hacerle pasar lo que he tenido que pasar yo. Ninguna mujer podrá quitarle a sus hijos y decir mentiras sobre él impunemente. El mundo está cambiando y él será un padre con todos los derechos, esté casado o decida divorciarse. Y sus hijos serán dichosos por ello.

Feliz 20 de noviembre, José David.

 

PD.: Cuando colgué esto https://josecarlosmartinezgalan.wordpress.com/2011/01/12/jose-david/ me llamaste y me amenazaste con denunciarme por poner el nombre de José David. Como ves, no me intimidó tu amenaza. Así que no te vuelvas a molestar, vete directamente al juzgado y denuncia lo que quieras. Te lo seguirán archivando todo.