–Eneas, Eneas.
                –Dime hermosa.
                –Ya no hacemos cosas juntos.
                –No.
                –No me llevas de paseo ni a ver ninfas ni a olisquear florecillas.
                –Venga Lavinia, calla un poquito que así no hay quien funde Roma.
                –Pues que la funden los zagales.
                –¡Paco! ¡Despierta! Deja ya de decir tonterías en sueños, que entre eso y que me tienes la teta cogida, no me dejas dormir.

Anuncios