Sí, el PFOE (Partido Feminazi Obrero Español) ha caído, por primera vez en 35 años, a la tercera posición en intención de voto, según el último CIS.

Y es que el partido de Pedro Sánchez ha perdido por completo el sentido político y ya no sabe decir otra cosa sino que el hombre es maltratador hasta que se demuestre lo contrario y aun después, que las denuncias falsas no existen, que tú mételo en la cárcel que algo habrá hecho.

Todo por haber nacido con pene, parece ser.

Y ahí empieza y acaba el discurso de los otrora socialistas. En el olvido quedaron los valores de la socialdemocracia que supuestamente han de defender: el estado del bienestar, la economía sostenible, la igualdad de derechos y obligaciones, el justo reparto de la riqueza… De nada de eso hablan ya. Se han arrojado en brazos de las cuatro organizaciones de despechadas feminazis que odian al varón por el hecho de serlo (probablemente por no haber encontrado ninguno con estómago para aguantarlas) y se lo juegan todo a la carta perdedora. Y es que afortunadamente cada vez más mujeres se dan cuenta de que tienen hijos varones, hermanos, amigos y hasta un padre, ninguno de los cuales merece ser torturado por un abuso del sistema que ya sólo el PSOE sostiene (con la pusilánime aquiescencia del actual gobierno, dicho sea de paso). Cada vez más mujeres, digo, se unen a la causa de la igualdad y exigen que sus hijos, hermanos, amigos y padres sean tratados con la misma dignidad que cualquier mujer. El repugnante discurso de la androginia les ha llevado a los socialistas al hundimiento, y no dan signos de entenderlo. Por ello, hay muchas posibilidades de que la izquierda radical, el viejo y rancio comunismo revitalizado por el coletas y sus bolivarianos secuaces, se coma al PSOE con patatas como ahora se está comiendo a IU, patético vástago de lo que un día fue el partido comunista de España.

Mira que me da miedo que los coletas pretendan implantar aquí un régimen pseudictatorial como el venezolano, pero más miedo me dan los sociatas, que me señalan con el dedo por haber nacido varón.

Anuncios