El vergonzoso espectáculo de Carolina Bescansa, nueva diputada del bolivariano partido podemita, paseando al bebé por el Congreso durante la constitución de la Mesa e incluso dándole de mamar en la cámara me parece machista y repugnante, de desprecio hacia la mujer, por los siguientes motivos (entre otros):

– Que el bebé tenga que estar siempre con su madre como si no tuviera padre implica que los niños son cosa de mujeres, que los hombres no tienen nada que ver. Machista.

– Que no pueda ni dejarlo en la guardería del Congreso mientras trabaja implica que la mujer no puede trabajar en igualdad de condiciones con un hombre (imaginen una bombera dando de mamar a su bebé mientras apaga un incendio), y por tanto que la mujer sólo puede hacer tareas facilitas que se puedan compaginar con llevar y amamantar un bebé. Machista.

– Implica también que la productividad profesional de la mujer es inferior a la del hombre, que puede usar sus dos manos y su cerebro a pleno rendimiento, lo que conllevaría diferencias retributivas justificadas. Machista.

– Si pretende parecer buena madre por llevar al bebé todo el día colgando, implícitamente está llamando mala madre a aquella que lo deja en la guardería (y peor aún a la que comparte la responsabilidad con el padre) y realiza su trabajo con dedicación y profesionalidad. Machista.

– Si por el hecho de ser mujer debe poder llevar un bebé colgando mientras trabaja, y por lo tanto trabajar peor, de facto está pidiendo que su condición de mujer sea tratada con condescendencia, que se asuma que ser mujer implica una tara por la que se trabaja peor, tara que debe ser asumida y tolerada (es que es mujer, ya sabes…). Machista.

En fin, esto es lo que habéis votado. Ahora os aguantáis.

Anuncios